Morir con las botas puestas.
BALONCESTO

Morir con las botas puestas.

INFANTIL MASCULINO

El sábado 15 nos enfrentamos a Gaztelueta en el tercer partido amistoso de esta temporada. Era la primera vez que jugábamos en pabellón en campo grande con gradas incluidas. La gran noticia motivó a nuestro equipo que se vio muy arropado por familiares y amigos. No nos costó adaptarnos al campo grande, el primer cuarto fue un intercambio de canastas por parte de ambos equipos y quedamos muy igualados. En el segundo cuarto, el marcador se puso de nuestro lado pues jugamos mucho más en equipo, defendimos bien y nos pasamos el balón para repartir las canastas entre todos. Llegamos al descanso con ventaja, pero en el tercer cuarto la liamos parda. No entramos en el partido, anduvimos perdidos en defensa y completamente desacertados de cara a canasta así que llegamos al último cuarto con necesidad de empujar, currar y remontar. Y así lo demostramos. Quedaos con esto: el infantil masculino nunca se rinde. La grada apoyó mucho, trabajamos duro, pero morimos en la orilla ya que perdimos de 2. ¡Qué pena, estuvimos muy cerquita de lograr la primera victoria! No fue un amistoso más, fue la antesala para lograr la victoria. Ya llegará, trabajando así no puede faltar mucho. El equipo acabó agotado tras el duro esfuerzo, pero a pesar de la derrota, lo disfrutamos, porque fue muy emocionante. ¡Qué partido más bonito! ¡Va, salle, va!