UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA
BALONCESTO

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

INFANTIL FEM URDIN

Dispar fortuna la que nos ha deparado este fin de semana “doble”, en lo que al ámbito deportivo se refiere.

Tras haber aplazado el encuentro de la 3ª jornada, contra las chicas de Balmaseda, en casa, por los rigores climatológicos del sábado anterior, este viernes nos tocó recibirlas de nuevo, en jornada vespertina, tras hacer encaje de bolillos para conseguir un campo libre un viernes tarde en nuestro demandado feudo.

Empezamos con luz y el apoyo de bastante público del cole, un partido que se antojaba reñido durante los prolegómenos del mismo, aunque poco a poco, según iba oscureciendo, se fue decantando a nuestro favor y tras compases de igualdad en el último cuarto acabamos por escaparnos en el marcador, amarrando la segunda victoria consecutiva de la temporada, tras el traspiés inicial contra otro conjunto de la misma localidad encartada.

Pero no todo el monte es orégano y como es efímera la dicha en el hogar del menesteroso, al día siguiente vino la cruz. Nos enfrentamos contra el equipo más en forma del campeonato en nuestro grupo, las letales vecinas de Salesianos 06-07, a las que habíamos tenido ocasión de medirnos en pretemporada. En aquel entonces, nos ganaron por muy poco, tras un igualado y trabajado choque. Pero en esta ocasión no nos dieron la menor oportunidad y nos ganaron en buena lid, ejerciendo un férreo control del partido de principio a fin, maniatando a las nuestras que a duras penas anotaron y derrochando organización y presión. Indiscutible superioridad que se vio plasmada en el abultado marcador final. Un amargo trago contra un hueso duro de roer, que no hace sino invitarnos a seguir mejorando y tratar de darle la réplica en el partido de vuelta en casa, esperemos que con toda la plantilla disponible.



Y digo esto porque a perro flaco, todo son pulgas y la nota funesta de la jornada, aparte del repaso salesiano, la pusieron sendos esguinces de tobillo y pulgar respectivamente, que sufrieron dos de nuestras jugadoras, que dejan en cuadro al equipo de cara a futuros encuentros.



A las duras y a las maduras: Aurrera Salle!