TEMPORADA INMEJORABLE
BALONCESTO

TEMPORADA INMEJORABLE

JUNIOR FEMENINO ESPECIAL A

Empezaba la temporada con el nuevo “coach”, las informaciones que me llegaban era de que las sesiones eran muy exigentes y duras. Y hasta tenían una concentración. ¡Como las profesionales!

El resultado del trabajo bien hecho se transmitió en el juego de los partidos de pretemporada, disfrutando, como nunca lo había hecho hasta la fecha, del juego del equipo. Todas las jugadoras aportaban, no bajando el nivel, estando quien estuviese en el parqué.

Empezó la temporada, ganando los partidos con suficiencia, pero daba la sensación que no se estaba al mismo nivel del final del verano. El que entiende de este deporte, sabe que una temporada es muy larga y puede haber piedras en el camino que deben ser superadas, y si es en equipo mejor que mejor.

Y eso ocurrió, parecía que el grupo compacto que se había construido se tambaleaba. Pero nada más alejado de la realidad, porque después de una muy buena fase regular, llegaba la final a cuatro para subir a Liga Vasca, objetivo que se tenía desde principio de temporada, clasificándonos los dos equipos del colegio en primer lugar de cada grupo.

En la primera semifinal el equipo de Amagoia no supo jugar como lo había hecho en los últimos partidos, no pudiendo con el equipo de Unamuno, con el que se volverán a ver en la A-1, estando seguro que se tomarán cumplida venganza del tropiezo de este partido. Gran trabajo también el realizado en ese equipo.
En la siguiente semifinal nos jugábamos el pase contra Askartza, recordando nuestro equipo en defensa a los partidos de pretemporada, pasando por encima del rival, dejándolo en menos de 40 puntos. Con ese bagaje es muy difícil no ganar y si estás acertado en ataque, como así fue, pasas por encima de cualquier rival.

Y llegaba, por fin, el partido final del primer gran objetivo de la temporada, contra Unamuno, equipo al que nos habíamos enfrentado en dos ocasiones ganado los dos partidos con suficiencia, siendo el primero de ellos, el que mejor juego habíamos desarrollado en toda la fase regular. Pero esto no valía para nada. Hoy había que volver a ganar.

Desde el principio se vio que estábamos un punto por encima de ellas, maniatando en defensa a las jugadoras contrarias. Si “concedes” en cada cuarto menos de diez puntos es prácticamente imposible perder un partido, tal y como he dicho anteriormente. Y si en ataque te encuentras cómodo, el marcador final (76-37) refleja lo ocurrido en el parqué.

Estos últimos 80 minutos han sido espectaculares. En defensa han sido unas jabatas y en ataque hemos recuperado la alegría que parecía que estaba olvidada.

Para mi es de “cum laude” la temporada, gracias a diez “pedazo de jugadoras” y a un entrenador que ha logrado formar un equipo muy homogéneo y sin fisuras. Tremendo trabajo el suyo forjando a este grupo.
Esto es un ejemplo de equipo.