Derrota en Zornotza
BALONCESTO

Derrota en Zornotza

Jugábamos el sábado por la tarde en el polideportivo Ixerbekoa de Zornotza contra el equipo que nos había eliminado en los cruces para ascender a Liga Vasca (perdimos de uno), mientras que en la primera vuelta sudamos tinta para ganarles de dos en nuestro pabellón. Se preveía un partido igualado.

Voy a mentar dos factores que han ayudado a no lograr el objetivo de la victoria. El primero la convocatoria con el equipo de Primera División de nuestra jugadora franquicia, Ohiane Carralero (de ésto se puede hablar largo y tendido, aunque éste no lo considero el medio para hacerlo).

El segundo factor corresponde a la labor desconcertante de la mesa y el árbitro (éste último tomando decisiones que él solo entendía, desde el salto inicial), aunque como siempre digo a mis hijos, que estos elementos son intrínsecos al noble deporte del baloncesto. Sin éstos no se puede jugar. Y como humanos que son, pueden cometer errores, como todos lo hacemos. No hay que prestarle más importancia.

Pero no nos engañemos. Eso han sido factores, que no motivos. Uno de los motivos más importantes de la derrota sufrida (54-66) es la caraja con la que hemos entrado al partido, impropia de este equipo en los principios de partidos. El parcial 7-0 nos puede indicar cómo hemos entrado en el juego. Corregidos diferentes errores a falta de un minuto para terminar el cuarto nos hemos recuperado en el marcador (14-10) y a partir de este punto, desconexión completa con parciales de 18-12 (final del primer cuarto), 28-13 (minuto cinco del segundo cuarto) y 34-13 (minuto seis del segundo cuarto). En éste punto nuestra base titular ha sido expulsada al cometer dos faltas seguidas y serle pitada una técnica. Difícil panorama se antojaba.

Parece que este último hecho nos ha hecho reencontrarnos con nuestro amor propio y una pequeña reacción nos ha hecho llegar al descanso todavía vivos (40-26).
Primer tiempo nefasto, pero yo tenía la sensación de que íbamos a competir, porque había algo en los últimos tres minutos que no habíamos visto antes.

Mejor entrada han tenido las nuestras en el tercer cuarto llegando a su ecuador con un 46-35, que nos hacía seguir en la brega. Acelerón final de las nuestras, acercándonos a cinco puntos (49-44) y con la idea que se podía lograr aún la victoria.

Cuando más caliente estaba el partido dos decisiones erróneas de la mesa y del árbitro nos han condenado otra vez a diferencias cercanas a los diez puntos en contra. La primera después de señalar posesión a favor de La Salle y pedir un tiempo muerto para preparar la jugada de ataque, al reanudarse el juego el árbitro les ha dado el balón a las contrarias y ante el estupor y las protestas de todos han metido canasta. Era la segunda vez en el partido que ocurría, aunque esta vez era un error mucho más importante que el de la primera parte por el momento en el que ocurría. En el siguiente ataque de las contrarias ha habido una lucha, sin cambio de posesión, con balón para ellas, sumando catorce segundos al segundero parcial, cuando solamente quedaba uno para terminarla. Protestas de todos, pero el árbitro no ha variado la decisión de la mesa (y no solamente han sido éstas las acciones de la mesa, pero ya no vale la pena el llorar por ellas).
En partidos así solo queda felicitar a las contrarias y dar la mano al árbitro y a la mesa, deseándoles mejor suerte en próximos partidos.

Con este resultado ya es prácticamente imposible quedar primeras de grupo. Y el segundo puesto no lo tenemos tan fácil como hace dos semanas, aunque estamos una victoria por delante del Zornotza (con el average perdido) con dos partidos complicados que tenemos que afrontar ante Mungia en casa y Askartza en Leioa. Si fueran muy mal las cosas se podría caer hasta el cuarto puesto.

Todo un éxito en la máxima categoría provincial, aunque después de ir la mayoría del tiempo primeras o segundas….nos dejaría un regustillo amargo. Aunque repito que, considero la temporada de nuestras hijas un gran éxito.