Rotura del quinto metatarsiano
BALONCESTO

Rotura del quinto metatarsiano

Sabíamos que el partido contra Dosa Salesianos en Barakaldo iba a ser duro, pero no que nos esperaba una guerra sin cuartel. Cuando Julen tuvo que retirarse sin poder apoyar el pie en el suelo pensamos que ya habíamos pagado el peaje, pero no fue así. La tarifa iba a ser más cara.

La cosa había empezado bien. Nuestros chicos estaban jugando un gran partido, con mucho ritmo. Buen juego por ambas partes pero más acierto de los nuestros, que sumaban de 3 en 3 con triples consecutivos de Jaime, Aritz y de Ander que acabó con 12 puntos en el cuarto de los 20 que sumó en el partido. Zurdo y Eneko seguían el ritmo lo que nos llevó a terminar el primer cuarto 12 arriba, 16-28 en el marcador y buenas sensaciones.

En el segundo, los locales hicieron valer su dominio en el rebote para recortar distancias. Jaime, que consiguió en el cuarto 8 de los 17 puntos que sumó en su mejor partido de la temporada, sostuvo a La Salle con su acierto y dio la réplica a los 12 puntos en el cuarto de Dominguez, el cinco de Barakaldo. Zurdo y Pedrini luchaban bajo los aros con los interiores locales e hicieron su aportación a la cuenta de La Salle con 11 y 7 puntos respectivamente. Sin embargo en la brega las faltas caían casi siempre del lado de La Salle. Aún así llegamos al ecuador del encuentro por delante, con 37 a 44 en el marcador y el partido pendiente de desenlace.

Tras el descanso se desataron las hostilidades. El rodillazo que se llevó Zurdo en el muslo es de los que duelen cuando te levantas al día siguiente, aunque pudo seguir jugando. Viendo la permisividad arbitral el partido derivó en un combate a cara de perro y para cuando se quiso echar el freno ya estaba fuera de control. Lo peor se lo llevó Aritz que ya había recibido un buen manotazo en la cara y que acabó en la Clínica Quirón, con un dedo roto y la mano escayolada. Rotura del quinto metatarsiano de la mano derecha. Dosa aprovechó la situación para endosar un parcial de 26 a 13 a La Salle en el tercer cuarto y darle la vuelta al partido.

En el último cuarto, Eneko, que intentaba responder a Dosa con la fiereza que le caracteriza fue expulsado por 5 personales y se fue pidiendo sitio en un banquillo que parecía la sala de urgencias de Cruces un sábado por la noche. Oier metía balones con presteza en la botella y La Salle intentaba la remontada encomendándose a Ander y Jaime pero el partido estaba roto y ya era tarde. Al final los locales conquistaron la victoria por 76 a 67.

Queda mucha liga por delante y habrá partido de vuelta en La Salle. Seguro que allí podremos jugar nuestro mejor BALONCESTO! ¡Aúpa La Salle! y sobre todo ¡Aúpa Aritz!. ¡Ánimo campeón!